martes, 27 de febrero de 2007

Ser un LAm


Esta mañana me siento rara. Camino, trabajo y río como siempre. Pero estoy rara. No se, últimamente me pasa con frecuencia.
Recuerdos no vividos luchan por poblar los rincones de mi cabeza y me muerden el corazón. Algo, al borde de mi consciencia, pero sin pisarla, dice que me los estoy perdiendo. Y si pregunto "¿Qué me estoy perdiendo?" siento que es una nota musical. Una tras otra.
Una tras otra, se acomodan en un lugar de mi corazón. Aquel que saben que les corresponde por derecho propio. Y todas, muy juntas, muestran una imagen. Una única y conocida imagen.
Y al reconocerla, me sorprendo deseando ser una clave de sol, un la menor chiquito. Para corretear por tu cabeza y tu corazón. Saltar a la comba con una línea del pentagrama. Jugar al escondite en un compás. O acechar burlona a un grupito de alocadas semifusas.
Si fuera una sencilla y maravillosa nota musical, podría escurrirme entre tus dedos, caer en una melodía alegre y pegadiza. Perderme en tu universo musical. Pasear por el jardín de tus sueños. Al que una vez me asomé y jamás olvidaré.
Por un instante, siento que sólo tú me comprendes. Sólo un instante. Después todo desaparece, se desvanece.

Sólo queda la música.
Y lo es todo.

2 comentarios:

cake dijo...

Nenaaaa pero que es lo que te pasaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!Ay diosss esta niñaaa...Trata de vivir esos recuerdos y trata de que no se desvanezca ese instante...Para cualquier cosa silba, que estaré pendiente.
Un kisssssssss
Cake

Dark dijo...

Hija, está claro, te tengo que casar que para algo soy tu madre. Ahora mismo me pongo a buscar tu novia/mi nuera, para que te haga feliz y me alegre a mi la vejez. Un besote, Lunarcitos.