lunes, 1 de septiembre de 2008

VUELTA AL COLE

¡Qué poco me gustan esos anuncios de vuelta al cole! La niña que hay en mi protesta.
Venía en el coche escuchando a un niño cantar lo estupendo que es, volver al cole, con ... ¡¡media mark!! Ahora, por lo que se ve, también este comercio nos alegra los retornos. Y yo que creía que sólo El Corte Inglés nos daba el "alegrón" de septiembre (¡¡Dios mío!! que anuncio el de este año... Todavía estoy esperando que Indi me explique lo bueno que es saber dividir por tres cifras).
Normalmente, cuando me iba un mes seguidito de vacaciones laborales - la época de los dos meses y pico escolares, ya ni la menciono-, tenía ganillas de volver a la rutina invernal.
Rutina que siempre albergaba alguna expectante novedad. Este año no me quejaré (Boda, viaje, inicio de los grupos de Pilates,...).
Y es que el año, que nos engañe el turrón, empieza hoy - 1 de septiembre-. Y no con el afamado y resacoso 1 de enero. En enero lo que hacemos es continuar con lo ya empezado. Bueno, y formular los nuevos propósitos y las buenas intenciones.
Creo que voy a actuar como arrobita, hermanísima y croqueta. Mi agenda va a ser una escolar. Y ya de paso, me quito psicológicamente unos añitos.
Pero, volviendo al tema del retorno postvacacional, siempre he tenido cierta dualidad. Querer que llegue la rutina invernal y no desear que terminen las vacaciones.
Intuyo que parte de la necesidad de que terminen las vacaciones, se debe a la agonía final "Sólo quedan cuatro días... tres... dos...".
Todo ésto antes conocido como "¡¡¡¡NO QUIERO QUE SE ACABEEEEE!!!!" Y ahora como "depresión postvacacional". Si es que hay que ser modernos hasta para volver al cole.
Bueno, os dejo, me voy a comprar rotus y pinturitas.


2 comentarios:

Cris dijo...

Todavía no la tengo (la agenda) a ver si saco un hueco y voy en búsqueda de la perfecta, idonea y manejable agenda que me acompañe en este año escolar.

lunares dijo...

¡¡Mira que eres!! Yo poniéndote de ejemplo y tú dejándome en evidencia... Anda, anda, corre a por una y ya de paso me compras la mía.
jejeje.