martes, 21 de abril de 2009

DETENER EL TIEMPO O METER SEGUNDOS


Algunas veces, disfruto de un pequeño momento de paz, paseando por Madrid. No muy lejos, por el barrio mismamente. Camino de la tienda para comprar algo de cena. No sucede con frecuencia y menos, si puedo hacerlo con arrobita. Dando una tranquila vuelta.

El caso es que es un pequeño placer, dentro de esta atareada vida que me marco. Y algunas veces pesa. Me gusta mi trabajo, me gusta mucho. No sabéis el orgullo que me entra cuando alguien, que vino con dolores importantes, se va feliz y sano. Pero me roba un montón de tiempo. De la jornada diaria.

Ayer comentábamos que las amistades son las damnificadas de esta situación. Apenas dispones de tiempo. Y si añadimos que nos vamos los fines de semana a nuestro reducto de paz. Pues no queda tiempo para esas cosas tan importantes como la que más. Porque el poco tiempo que te queda has de repartirlo con la familia, la familia política, leer y preparar cosas, hacer compra, arreglar el coche -algo tan propio en mí como respirar... si yo os contara...-. Hacer algo de deporte, quedar con unas amigas, con otras, con las de arrobita... No sería mucho... si no tuviera la manía de dormir también unas cuantas horas.

Si, algunas veces me pregunto si merece la pena el esfuerzo. si lo estamos haciendo bien. Si no estamos perdiendo muchas cosas por el camino... Uf, conjugar dos vidas y llevarlo a buen puerto. Intentaría meter algo más de tiempo a las horas. Pero no a todas. Me conformo con meter más minutos a la franja horaria 21.00-23.00h. y poder quedar con más gente, tomar algo, llegar a casa y cenar tranquilamente. Poder así no dejar la impresión en los demás, de que los diste de lado...

Si, claro, son opciones que elegimos a lo largo de nuestra vida. Pero no porque creas que son acertadas, dejas de ver todo aquello que se va alejando. Que una cosa no quita la otra. Sacrificas algo por algo. Y esperas que la jugada sea la correcta.

Y sin duda alguna, poder disfrutar más de arrobita. Siempre me parece poco -muy poco- el tiempo que pasamos juntas (despiertas, claro).

7 comentarios:

Peter Pan dijo...

Si metieramos unas horas mas a nuestra jornada, nos seguiria faltando tiempo.
Siempre parece poco el tiempo que disfrutamos con lo que hacemos, siempre queda alguna cosa por hacer. Es muy díficl conjugarlo todo, quitar de allí y poner allá, nunca podriamos contentar a todo el mundo y nunca lo podremos hacer. Lo mejor es que cuando estemos disfrutando de un momento lo hagamos conscientemente y sin pensar en que después has de ir allí o tienes que hacer aquello. Ya es una maravilla que disfrutes mientras trabajas, yo te confieso que también, seria como estar en la mazmorra de un castillo si el trabajo fuera una simple y desagradable obligacion para subsistir, y lo es para muchos, por desgracia, ahi tenemos un punto a favor muy díficil de conseguir y mas hoy en dia.
Disfruta de cada segundo y no pienses en el que vendrá, cuando lo haga vuelvelo a exprimir y apreciar y, sobre todo, como tu bien has dicho, mientras estes despierta, aunque yo, en cierto modo, cuando duermo también disfruto del tiempo, preciado tiempo, efímero y necesario.
Y recuerda, el tiempo que pasa ya no se recupera, cógelo fuerte y no lo dejes escapar.

lunares dijo...

Eso intento, exprimir y disfrutar cada momento. No olvidar que no puedo estar con el "a ver si un día" o "en cuanto tenga un momento". Pero algunas veces me lleva la inercia y me resulta complicado.
Aunque siempre es un buen momento para recapacitar y ver hacia donde vas, si merece la pena y sopesar lo que vas dejando en el arcen.
Me alegra saber que disfrutas de tu curro sea el que sea.

Cris dijo...

yo digo que menos mal que me encanta mi trabajo, que si no!!!! ejeje, no sabes cómo te entiendo...

lunares dijo...

Quizá todos deberíamos para un momento y mirar a nuestro alrededor.
Por lo menos disfrutamos del lugar donde pasamos taaaaaaaantas horas.

Peter Pan dijo...

Es verdad, a veces tenemons miedo a parar por temor a perdernos algo, cuando realmente es al contrario.
Quédate quieta, cierra los ojos, vacia tu mente, veras lo que quieres encontrar cuando la sonrisa invada tus labios.
Al fin y al cabo estamos de paso, puedes elegir hacerlo de puntillas o dejar bien marcada tu huella en tu camino.

Ra dijo...

Creo que para que "te cunda" el tiempo hay que organizarlo.

Procuro organizar el escaso tiempo del que dispongo y creo que lo aprovecho muy bien.
Lo intento disfrutar al máximo.

Procuro estar en contacto con las personas que quiero, si bien a muchas es imposible verlas en personas, procuramos teléfono, emails, messenger, skyp, etc.

O bien un sms de "Hola, cómo estás?Pienso en tí.Cuídate y buen día!"
Es necesario esto para estar ahí, para estar cerquita.

Procuro hacerlo casi a diario, si no semanal.

Y, por supuesto, los días en blanco con mi AAA me encantan!! y son tan necesariosssss....

Por ejemplo, un sábado enterito para nosotas encerradas en casa. Teléfono y ordenador apagados. Lo mejor.
A veces es necesaria la incomunicación también.

Pero disfrutar de cada segundo! es lo más importante!

lunares dijo...

Se que es necesaria una buena organización. Quizá es lo que no termino de controlar. Bueno quita el "quizá".
Porque disfrutar disfruto todo lo que puedo.