lunes, 15 de marzo de 2010

CUARENTAÑERA, QUE NO CUARENTONA


Si, la verdad es que mi cumpleaños ya pasó hace unos meses. Pero me rondaban estas palabras y no quería dejarlas pasar una vez más.
Las palabras tienen mucho poder. Si hablas siempre en negativo tu vida es completamente diferente a si hablas en positivo. Pasando las mismas cosas. Como dice una abuela de la residencia "puedo quejarme de todo lo que tengo mal...y tengo. O puedo sonreír por lo que todavía tengo bien y por todo lo que puedo hacer". Y la vida es la misma.
Pues eso, cumplí cuarenta y me miro de reojo de vez en cuando. Me examino a ver si veo asomar la drecrepitud. Y nada, que no.
Estoy llena de ideas, de proyectos, de futuro.
Lo bueno de cumplir cuarenta es que estoy más ubicada en mi vida, no sometida a los vaivenes de las adolescencias varias y sus hormonas. No siento que tenga que demostrarme muchas cosas. Me siento más segura y bastante más a gusto conmigo misma. Me casé y me siento con ganas de ser más coqueta, de cuidarme más. Hay futuro y muchos proyectos.
¿Por qué venteañera, treintañera... y cuarentona? A que cambia la connotación, si hasta parece que arrugamos la frente con la tercera palabra. Y no hay derecho.
Reivindiquemos nuestro potencial. Creo que es una etapa de la vida importante y somos mujeres muy necesarias.

Nada de cuarentona, soy CUARENTAÑERA.

4 comentarios:

frantic dijo...

Yo siempre he pensado que sólo hay una cosa peor que llegar a mayor y, obviamente, es el no llegar.

Tengo cuarenta y cinco años y quizás no pueda hacer algunas de las cosas que hacía a los veinte, pero sí puedo hacer muchas más cosas que no podía hacer entonces.

Sólo por eso, merece la pena. :)

lunares dijo...

Toda la razón, amiga Frantic. Además, muchas cosas que hacíamos con veinte ya no se disfrutan igual con cuarenta. Hay tanto por hacer y disfrutar, que repetirse es absurdo.
Un abrazote.

Manumontsia dijo...

Bueno yo me veo como un chaval con patas de gallo y unos michelinetes que no quieren abandonar la calidez de mi cuerpo, por lo demas muchos chavalines/as les gustaria estar con mi aglidad, belleza, inteligencia, experiencia, elegancia, sabiduria, comprension y unas gotitas de mala leche.
Me complace saber que somos de la misma quinta, evidentemente la mejor camada.
Los numeros redondos son solo numeros, traspasarlos es una gozada.

hep dijo...

A mi me parece tan genuina la palabra cuarentañera que, desde hoy, te la tomo prestada. ME ha gustado mucho.

Yo me siento mucho mejor ahora, con 43 años, que hace diez o quince. ME siento más segura de mis pisadas ; Es como haber estado practicando y entrenando para llegar a esta edad y disfrutarla como ninguna otra, como suelo decir quizá demasiadas veces: de manera mucho más consciente.

Saludos