miércoles, 10 de junio de 2009

LA CRIA QUE HAY EN MI


La cría que hay en mi, hace horas que dejó el trabajo, quedando sólo la parte madurita de mi persona cumpliendo con el deber.
La cría está imaginando cómo será estar en Eurodisney. Y ver los muñecos, los desfiles, los castillos.
Será como estar en tu tebeo, digo yo. Una pena que allí no esté mi adorado conejo de la suerte y su zanahoria. Pero prometo disfrutar como una posesa. No es para sorprenderse mucho. A fin de cuentas, me hice la foto de rigor con un lacasito en Nueva York... digo M&M. Así que os podéis esperar de todo.
Y hace ilusión, porque quiero verlo con ojos de cría, y olvidarme un poco de este trajín de adulta aburrida que algunas veces -siempre más de las que debería- me planto. Y hacer fotos a diestro y siniestro y reírme hasta de mi sombra.
Si me gustan los dibujos animados, no es extraño que me mole ir a pasear entre muñecos, princesas y demás.
Mira que estoy con la red enganchada y no he mirado ni una sola página del parque temático. Será que quiero conservar el misterio, como en la noche de reyes -en casa los reyes son sorpresa hasta el día 6 como está mandado-.
Bueno, muchachada, voy a terminar un par de tratamientos y me voy a preparar la bolsa -si, ya veis, la bolsa sin hacer-.
Que disfruten el puente, como yo voy a disfrutar mi escapada.

2 comentarios:

Manumontsià dijo...

No hay nada mejor que liberar la niñ@, que todos tenemos dentro. El dia que desaparezca, cuando no encontremos esa parte infantil, pura, divertida, relajada, feliz, sin complicaciones, entonces no podremos ser felices.
Espeo que te lo pases de muerte y olvides todo el mundo "real" cotidiano.

Manumontsià dijo...

Si, es verdad, he cambiado el nombre, pero solo en los lugares publicos, por un tema simple de evitar complicaciones por usar un nombre que tiene copyright, pronto van a registrar el aire que respiramos, pero yo sigo siendo Peter Pan, sigo siendo niño y sigo viajando a neverland. Es lo que hay, al abrir los ojos te das cuento de como son las cosas
Pero al cerrar los nadie puede decirte que has de hacer ni impedirte lo que puedes hacer y hacer lo que no se puede hacer.
Volar libre.