lunes, 12 de mayo de 2008

LA FELICIDAD NO DA LA TALLA

La felicidad está sobrevalorada. Y, por consiguiente, siempre somos injustas con ella. Condenándola a fallarnos tarde o temprano.
También están las que alegan "La felicidad no existe. Sólo momentos de felicidad". ¡Coño! Pues a eso se le llama existir. Es como negar la existencia del extreñimiento, porque sólo nos pasa de vez en cuando. Absurdo.
Creo que lo que nos pasa es que no valoramos la felicidad que tenemos. Y enaltecemos los malos momentos. Llegando a regodearnos un poquito en estos lodos.
Dicen que estamos diseñados para sobrevivir, no para ser felices. Por eso nos cuesta y así nos va.
Pero una cosa no tiene por qué excluir la otra. No creo que el objetivo de sobrevivir sea sufrir un poco más. Sufriremos, seremos felices o nadaremos en la insulsa mediocridad de dejarnos llevar. Como mi geranio -que está ahí, y ya-.
Estamos diseñados, hemos quedado, para sobrevivir. Y ¿Pará qué sobrevivir? Somos nosotros los que vestimos esos días de más, que nuestro diseño ultraterreno nos concede.
¿Dónde queremos poner el acento?¿Por qué no dar un poco más de cancha a los momentos buenos?¿Porque no recrearnos en los caramelos de felicidad que la vida nos regala?
La mayoría de nosotras tenemos buenos y malos momentos en la vida. No hablo de los grandes episodios de tristeza -muerte de un familiar, enfermedad, pérdida de lo que podamos tener,...-. Me gustaría que resaltaramos en nuestras vidas lo que hace que se nos cuelgue una sonrisa de la nariz.
En la residencia, en el gimnasio, escucho campeonatos de pastillas y dolores. A ver quién toma más medicamentos y enriquece a la empresa farmaceutica. Quién tiene más padecimientos, quién debería tener al médico para él sólo.
Sólo de vez en cuando, surge una abueleta de sonrisa perenne, que hace gracias, que canta y que no habla de males. Y algunas están en silla, con pañal y hay que ayudarlas hasta a cortar un filete. Supongo que son formas de afrontar lo que nos toca.
Y en mi recuerdo guardo buenos ejemplos, por si desfallezco.


9 comentarios:

sILviA dijo...

..buenas..

..puedes coger el viento??..

..NO..

..puedes sentirlo..
..y no siempre de la misma manera..

..la felicidad..

..no te la guardes para mañana..

..en esos momentos..
..no pienses..no analices..

..SIENTE!!..DISFRUTA!!

..una pregunta..

..tememos ser felices??

..

lunares dijo...

Buena pregunta Silvia.
la verdad es que creo que, algunas veces, nos da pánico. Porque pensamos que si somos felices, lo perderemos y estaremos tristes.
Pero nada peor que no luchar por ser felices, ante la duda de poder perderlo.
Un saludo.

sILviA dijo...

..me olvidé..

..GRACIAS!!

..por compartir tus palabras..y el vídeo..

..la FELICIDAD..en el CAMINO..

..NO en la LLEGADA..

..

marga dijo...

muy buena reflexión

dejaré de contar cuántas pastillas tomo por día ahora mismo ;-)

salu2

lunares dijo...

Silvia gracias por tus palabras.
Marga, no sabía cómo decirtelo... quizá deberías dejar las pastillas, jejejeje.

Dark dijo...

Me imagino que para cada una la Felicidad tendra un distinto significado. Yo he aprendido a ser feliz minuto a minuto, no hago planes, no pienso, solo disfruto de lo que me viene, y para mi eso es la Felicidad. Pequeños tesoros que guardo celosamente, para cuando llegan los minutos malos.

lunares dijo...

Dark, de eso hablo. De disfrutar la felicidad. Y rememorarla pora sonreir. Aprovechar que siempre nos puede ayudar un poquito, con la energía que nos llega del pasado -en los malos momentos-.
Disfrutemos de la felicidad, permitámonos ser felices.

Anónimo dijo...

Eres geniala. Un abrazo

MaríaR.

lunares dijo...

Gracias MariaR por pasar por mi blog. Espero verte mucho tiempo leyendo mis letritas... Y si encima te gustan, pues mejor que mejor.